1 día en Al Ayre
es siempre una aventura.
El respeto y la convivencia, el contacto con la naturaleza y el entorno, el juego libre y el aprendizaje espontáneo y natural marcan el ritmo de las dinámicas y propuestas que se van generando.
El espacio, tanto exterior como interior, está pensado para satisfacer las distintas necesidades según la edad y para que puedan emprender distintos procesos de aprendizajes a partir de sus intereses propios.